wine

El Abecedario de Espirituosos por Alexandre Vingtier: P de Pineau des Charentes

El Abecedario de Espirituosos: P de Pineau des Charentes

En la región del Cognac se produce un formidable licor de vino, es decir, a base de aguardiente de vino y mosto de uva, el Pineau des Charentes, como en muchos viñedos franceses: Gascuña tiene su rebaño a base de armagnac, Champagne y Borgoña tienen su ratafia a base de finos y/o mosto y otros alcoholes del vino, Jura su macvin a base de mosto, Languedoc su Carthagène –cartagena- a base de aguardiente de vino…. Lo más sorprendente aquí es la existencia de tal licor, mientras que el coñac ha sido durante siglos el espirituoso añejo de referencia, símbolo de una larga y controlada crianza y de lujo desde hace por lo menos el siglo XVIII. Su brandy de base es entonces el más caro y el viñedo destinado al mosto compite directamente con el utilizado para el brandy, sin olvidar que debe ser envejecido en barricas de roble. Por lo tanto, no es de extrañar que la mayoría de las casas comerciales no ofrezcan apenas nada en esta época de esplendor del coñac.

Pineau es prerrogativa de los pequeños y medianos productores y su consumo es esencialmente regional, limitado al sur por Lillet en la región de Burdeos, al este por los licores de genciana del Macizo Central y al norte del Loira por los pommeaux elaborados con aguardiente de sidra y mosto de manzana. Sin embargo, debido al turismo en la costa de Charente y en las islas de Ré y Oléron, ha atraído a consumidores de otras regiones, especialmente de París. Fuera de Francia, sólo hay unos pocos en los países francófonos, un poco en Suiza o en Quebec y sobre todo en Bélgica (80% de las exportaciones): se dice que después de la debacle de 1940, muchos belgas se refugiaron en la región y luego desarrollaron un gusto por este noble licor. Puedo asegurarles que, por supuesto, hay algunos en los principales países importadores de coñac, en particular los Estados Unidos y China, pero también el Reino Unido, Alemania, Japón y Noruega.

Aunque su origen es muy poco conocido, salvo por algunos mitos, es innegablemente una producción nacional destinada al consumo de la familia del productor del aguardiente desde varios siglos. Su origen se puede situar en la gran transformación de los viñedos de Charente durante el siglo XVII y su especialización en la destilación de vino, algunas variedades de uva de la época en que se elaboraban los vinos de boca no eran aptas para la destilación, como el chauché gris, y su mosto se utilizaba para elaborar un licor a partir de ellas. Sin embargo, surgió una fuerte especificidad regional y algunos productores vieron desarrollarse un mercado de embotellado a principios del siglo XX, así como un saber hacer único, hasta su reconocimiento como denominación de origen en 1935. ¡Aún hay cosechas raras antes de ésta! Suficiente para descubrir las producciones de muchos destiladores de la cosecha con mucha cautela!

 

No conduzca hajo los efectos del alcohol. Consuma con moderación.