prohibition

Prohibición, en 3 consecuencias inesperadas

De 1920 a 1933, los Estados Unidos prohibieron el comercio de alcohol (la prohibición). Al Capone, cócteles y bares clandestinos: los mitos abundan. Los exploramos en un artículo de tres partes.

 

1/3 – Prohibiciones y Gangsters

La prohibición estará eternamente ligada a la imagen del mafioso, el cigarro en la boca y la ametralladora en el puño. Sin embargo, Chicago, la ciudad de Al Capone, es probablemente más peligrosa hoy de lo que era entonces. Es innegable que el crimen organizado debe gran parte de su prosperidad a este período tan especial de la historia de Estados Unidos. Antes de ella, Capone y los otros reyes de la mafia lograban a menudo sólo pequeños éxitos. A partir de 1920, los más inteligentes supieron transformarse en cinturones de transmisión: encontraron proveedores ilegales de alcohol y transporte protegido. Una vez en la ciudad, escondieron la mercancía y la distribuyeron a los bares clandestinos. Su violencia se dirigía principalmente contra sus competidores, especialmente porque el comercio era lucrativo. Y, poco a poco, precisamente para enriquecerse, se convirtieron en productores y minoristas. Las considerables sumas así obtenidas fomentaron el desarrollo de organizaciones clandestinas muy poderosas y una economía paralela que no desapareció con el fin de la prohibición. Los beneficios del sector del alcohol se utilizaron para crear otras fuentes, en particular las drogas.

Pero no fue sólo el mafioso del cine de Hollywood el que se aprovechó de la repentina ilegalidad de una sustancia muy popular. Menos romántico que el gángster, también era necesario contar con el policía y el funcionario corrupto, el médico que falsificaba certificados que permitían la compra de alcohol “medicinal” o el ciudadano común. Para este último, el simple hecho de comprar una botella bajo el mostrador u ordenar un whisky en un bar clandestino podría convertirlo en un criminal. Y esa es la peor parte de la prohibición: al hacer ilegal un acto común, empujó al ciudadano medio a asociarse con el gángster y convirtió al bebedor en un posible cómplice del crimen organizado. ¿Y cómo no sentir un poco de simpatía por el bandido que, con su cara cicatrizada y su cuchillo en la mano, finalmente sólo proporcionaba lo que todavía se podía comprar, hasta no hace mucho, en el supermercado de al lado?

 

François Monti

 

No conduzca bajo los efectos del alcohol. Consuma con moderación.

Únete a la Comunidad SH en Reddit

Spirits Hunters es una comunidad dedicada a los espirituosos y al mundo de la mixología. ¡Siéntete libre de hablar del mundo de la mixología y de la profesión de bartender aquí!

Join