Un coñac escondido durante la guerra hace nueva vida

La sociedad londinense Last Drop distillers se encarga de darle una nueva vida a este coñac de Grande Champagne destilado en 1925.

El hallazgo de un barril de coñac enterrado en 1940 ha brindado a la empresa inglesa una nuevo espirituoso. Este coñac data específicamente de 1925, año de su destilación. Pasó años de la Segunda Guerra Mundial enterrado en un dominio familiar al fondo de un maletero. Sus dueños buscaban protegerlo de las fuerzas alemanas que para el momento, avanzaban hacia la zona.

Last Drop Distillers, filial del grupo americano Sazerac, embotelló 182 ejemplares de este coñac Hors d’Âge 1925 de Grande Champagne. Serán puestos en venta por un precio de 4600 euros. Es sin duda una adición especial para las gamas de espirituosos que Last Drop Distillers posee,  quienes ya cuentan con dos coñac (1947 y 1950), whiskies antiguos y portos muy viejos.

Los fanáticos de coñac pueden averiguar más sobre la venta del coñac Hors d’Âge en la página de Last Drop Distillers.

 

No conduzca bajo los efectos del alcohol. Consuma con moderación.