bartender and food

Cómo algunos bares de Francia sobreviven el cierre por covid-19

Para evitar el cierre impuesto por las medidas de seguridad ante los nuevos contagios de covid-19, algunos bares de París se han reinventado vendiendo comida.

Oficialmente, y desde el martes 6 de octubre, los bares de París y su suburbio están cerrados. Las autoridades calificaron esta zona de “alerta máxima”, es decir, dónde la circulación del coronavirus es intensa. Por ello, para evitar el cierre, algunos gerentes de bar encontraron la manera de permanecer abiertos. Ahora, proponen comida a sus clientes para evitar sanciones por ser solo una sociedad de débito de bebidas. En efecto los bares permanecen cerrados mientras que los restaurantes (aunque con ciertos limites) no.

Un restaurador explica que su actividad principal es la restauración, tanto a mediodía como de noche y cuando no sirven comida, tiene el derecho de servir bebidas alcohólicas y no alcohólicas. Sin embargo está prohibido beber un trago en el bar del restaurante (de pie, en el interior).

En otras ciudades de Francia como Marsella el sector de bares y restaurantes ha sufrido gravemente. Las autoridades controlan si los establecimientos abiertos poseen una cocina equipada que se preste para la restauración. En caso de infracción, el propietario se expone a pagar una multa de 135 euros. Además, se expone al cierre administrativo de su negocio.

Los bares deben encontrar maneras de reinventarse para poder permanecer abiertos y continuar su actividad, siempre y cuando apliquen medidas que eviten la propagación del virus covid-19.

 

No conduzca bajo los efectos del alcohol. Consuma con moderación.