La historia del millón de botellas de champagne perdidas

En la noche del 23 de febrero de 1900, Pol Roger perdió un millón y medio de botellas. Esto a causa de una fuerte tormenta que enterró sus bodegas subterráneas.

Hoy, este champán, un año después de ser recuperado, se degusta…

La instalación ubicada en Epernay, se derrumbó junto a sus dos niveles. Al mismo tiempo, una parte de su histórica bodega terminó enterrada entre arcilla y cal. Afortunadamente, nadie salió herido. Se encontraba sin embargo en el lugar, Maurice Roger, hijo del fundador Pol Roger, quién describió que el derrumbe sonó como si dos trenes colapsaron.

Este año, 120 años después del derrumbe, y durante el proceso de construcción de una nueva instalación, se encontró un hueco con restos de vidrio. La sorpresa: 23 botellas intactas. Y muchas de ellas seguían llenas de champagne. Fue un hallazgo que sorprendió al actual maestro bodeguero de Pol Roger, Damien Cambres. Además, en la expedición participó el maestro bodeguero Dominique Petit, quien se unió a la casa en 1999 y desde entonces, soñaba con este día.

Para cuidar las botellas se cubrieron en cera y fueron cuidadosamente transportadas. No obstante, no se pudo perseguir la excavación a causa de las lluvias durante el mes de diciembre. A pesar de ello, se terminaron encontrando 100 botellas, aunque no todas estaban completas.

 

La degustación

El equipo de The Drinks Business pudo compartir con Hubert de Billy y Laurent d’Harcourt el momento del descorche de la botella de champagne de 120 años de Pol Roger. ¡Este proceso tomó 20 minutos! Sorprendentemente el líquido se encontraba en muy buen estado y fue degustado por el equipo Pol Roger.

De color ámbar, parecido a un cognac, se presume que el origen de la cosecha es de 1887 a 1898. A pesar de su edad fueron agradables en la degustación. Hoy en día estas botellas quedan almacenadas en la Maison Pol Roger. Su futuro, aún es desconocido…

 

No conduzca bajo los efectos del alcohol. Consuma con moderación.