closed bar restaurant

¿Restringir el servicio en los bares frena la propagación del covid? Por Tara Nurin

¿Cuáles son los verdaderos focos del covid-19? Tara Nurin explica la realidad “poco clara” de la propagación de la pandemia. Comparando nuestros bares y restaurantes favoritos con otros lugares de ocio y el transporte público.

En vez de demostrar la sólita gratitud durante las fiestas del Día de Acción de Gracias, varios dueños de bares y restaurantes acusaron a responsables políticos y médicos de enfocarse en las prioridades equivocadas. Como restringir el servicio de bebidas alcohólicas para aplanar la curva de la abrumadora nueva ola de casos de coronavirus. El condado de Los Ángeles en California, por ejemplo, prohibió comer al aire libre durante tres semanas. Por su parte, el territorio autónomo de Pennsylvania prohibió las ventas de alcohol in-situ a las 5:00 pm. Es decir, la noche previa al Día de Acción de Gracias.

Esto significó un golpe bajo para los bares y las tabernas. La noche antes del Día de Acción de Gracias y la semana que le sigue generan mucho dinero,” dice John Longstreet, Presidente y CEO de la Asociación de Restaurante y Hospedaje de Pennsylvania. “Sentarse en el bar está prohibido. Y necesitas tener un asiento para estar en un restaurante. Así que el toque de queda de las 5:00 pm en realidad causó un serio declive en los negocios para cenar.”

Un local de comida, cócteles artesanales y bebidas cerrado en los EE.UU. – Photo by Danielle Rice en Unsplash

Estudios aislados sobre bares y restaurantes muestran índices de infección muy bajos

El departamento de salud del Condado de Los Ángeles culpa a los establecimientos de bebida y de restauración por tan solo el 3% de 2 200 casos examinados. El Ministerio de Sanidad de España rastreó 3% de infecciones desde junio hasta octubre de bares y restaurantes.

A pesar de esto, los bares de Irlanda, restaurantes y cafés solo pueden preparar para llevar. El País de Gales limita el servicio de alcohol a los convives sentados que ordenen comida. Francia, puede que reabra sus lugares culturales a mediados de mes pero mantienen los restaurantes cerrados hasta el 20 de enero y los bares de manera indefinida.

 

¿Entonces por qué los gobiernos insisten en enfocarse en los bares?

Los bares, aunque no enfermen un gran porcentaje de la población, sí propagan la enfermedad. Algunos de los brotes más significativos del otoño estallaron en las zonas de vida nocturna cercanas a las universidades americanas. En Europa, flexibilizar las restricciones condujo al continente a encabezar las listas de casos del mundo el mes pasado.

Un análisis del Washington Post demuestra que los casos han duplicado en cuatro semanas en estados de EE.UU donde reabrieron los bares. Un pequeño estudio previo del Centers for Disease Control (CDC), sugirió que cenar en un restaurante duplicaba las posibilidades de infección. En cambio, pasar el tiempo en gimnasios, salones, instituciones religiosas y vehículos del transporte público no reflejaban un repunte similar.

Yo sé que… los bartenders y los camareros… quieren que se acaben las restricciones. Pero debemos aprender del verano y no repetir los mismos errores.

Dijo a finales de noviembre la presidente de la Comisión Europea Ursula von der Leyen.

Transporte público: metro en Shinjuku, Tokio, Japón – Foto por Matthieu Gouiffes en Unsplash

En París, funcionarios de salud rastrearon solo 1% de focos en transportes públicos el 15 de julio. Y Japón no observó focos en los transportes cuando culminaron su estado de emergencia en mayo. Japón ha motivado con éxito a los ciudadanos a evitar “Las tres C”: espacios cerrados, congregaciones, y espacios de contacto cercano. Cabe destacar, sin utilizar la máscara.

Un bar promedio es la personificación de estas Tres C. Los convives enfrentan la tentación de hacer todo lo que no deberían: hablar fuerte, cantar, acercarse, respirar fuerte. Todo esto mientras potencialmente se bebe, se come y sin usar mascarilla. A pesar de que no se compruebe que los bares son una fuente común de infección, poseen todos los factores que los convierten en un blanco fácil. Es decir, para los funcionarios en busca de soluciones.

 

Y sin embargo donde unos ven soluciones otros ven chivos expiatorios

Los propietarios de bar y restauradores han gastado miles de dolares para atender las medidas de seguridad ante el covid. Han invertido en adaptarse a condiciones y requerimientos en constante cambio. Construyendo patios, los han equipado con calefacción y han creado asientos separados socialmente. Y han convertido invernaderos, yurtas, iglús y hasta góndolas en cabañas privadas.

El congresista de California Doug LaMalfa dice a FOX Business que el gobierno “no está utilizando en realidad un sentido común sobre el origen de las propagaciones.“. Otros advierten que la represión de los establecimientos debidamente modificados empujará a los individuos a entrar en reuniones ilegales que algunos comparan con las tabernas clandestinas (speakeasies) populares en los Estados Unidos durante la Prohibición.

Sin duda, la policía de la ciudad de Nueva York allanó una fiesta ilegal con 400 juerguistas durante el fin de semana. También, dicen que han irrumpido en dos casos similares cada semana durante los últimos meses. Pero no queda claro que estas fiestas, junto aquellas que reúnen a unos pocos familiares para una cena y un poco de vino, no hubiesen sucedido de todas formas. Adicionalmente, los epidemiólogos advierten que esos datos no necesariamente apoyan argumentos sobre el brote de casos que ocurren por pequeñas juntas sociales.

 

Las restricciones de bares no parecen flexibilizarse próximamente

Un camarero con una máscara facial sirve a los clientes sentados fuera de una cafetería y bar de vinos italianos en la ciudad de Fontanellato, provincia de Parma, Italia.- Foto por Gabriella Clare Marino en Unsplash

Los casos europeos comienzan a bajar tras la última ronda de confinamiento. Y los Estados Unidos experimenta un repunte con la llegada de la temporada de fiestas. Por ello, las restricciones en bares no parecen flexibilizarse pronto. Los casos en Estados Unidos se propagan de forma muy rápida y amplia. Como consecuencia, expertos en salud pública y seguridad están abandonando el rastreo de contactos y contemplan cerrar la esfera social nuevamente.

El epidemiólogo de la Universidad de Columbia Jeffrey Shaman, dice al Washington Post: “No estoy muy seguro de que atacar con un bisturí sea efectivo. Tal vez necesitaremos el método del mazo.

 

No conduzca bajo los efectos del alcohol. Consuma con moderación.

Únete a la Comunidad SH en Reddit

Spirits Hunters es una comunidad dedicada a los espirituosos y al mundo de la mixología. ¡Siéntete libre de hablar del mundo de la mixología y de la profesión de bartender aquí!

Join